Dos vidas perdidas

LA VEGA – La jovencita Rosinni Medina solo tenía 18 años cuando su madre le dio medicamentos para que abortara y terminaron acabando con su vida, según explicó su prima Juana Medina. Pero la realidad es que dos vida se perdieron en este triste caso.

La progenitora de la joven no aceptó el embarazo de su hija, ya que el padre de la criatura no se quería hacer cargo del mismo, ya que de acuerdo a lo que alega la prima y los familiares, es un hombre casado y mucho mayor que ella.

La prima agrega que fue la misma madre que le pidió al hombre que le consiguiera pastillas que perdiera la criatura que llevaba en su vientre. La madre de la hoy occisa al parecer todavía no ha sido sometida a la justicia.

La madre de la joven sea apresada, piden los familiares. El hecho sucedió en La Vega, pero el deceso de la joven en un hospital de Bonao. Observen el video.